¿Por qué ayudar a morir es considerado asesinato?

OPINIÓN |Tras una par de semanas de la detención de Ángel Hernández por ayudar a morir a su mujer, María José Carrasco, la población ha empezado a cuestionarse la legitimidad de la ley que prohíbe la eutanasia en España.

b7832ad4-0dbd-410d-aefd-2a8ac682ce31-1832-000000a4e8132b1f

Por unos días, todos nos hemos puesto en el papel de Ángel y hemos podido apreciar la dificultad de su decisión, pero a su vez, la trascendencia que pueda tener en los próximos años.

Este hombre acabó con el sufrimiento de su mujer, una señora que apenas podía hablar o moverse por una esclerosis múltiple que llevaba sufriendo 30 años y que ya no soportaba más.

Manifestantes de DMD en la capital / EFE / Kiko Huesca

En la capital, algunas organizaciones, como la de DMD (Derecho a Morir Dignamente) que se hicieron eco del caso, comenzaron a movilizarse en favor de la regulación de la eutanasia, en representación de todos los españoles que tienen esta problemática. Pero no ha sido la única movilización, ya que más de 577.800 personas han firmado hasta el momento una petición en Change.org para que la Fiscalía no presente cargos contra Ángel Hernández.

En España, los reducidos y recientes estudios disponibles sobre este caso muestran que tanto la eutanasia como, el suicidio médico asistido, son prácticas que cuentan con un importante y creciente apoyo entre la población. Si tanta gente está de acuerdo, no es comprensible que los políticos no hayan tomado cartas en el asunto y se pongan manos a la obra para poder ayudar a estos enfermos que viven en un sufrimiento constante. De verdad, ¿es lícito que a este hombre se le pueda acusar de homicidio o incluso de violencia machista?

En nuestro país no existe una norma al respecto, pero el suicidio asistido está penado por el Código Penal, en su artículo 143.

Es extraño que un problema que puede afectar a un gran rango de la población no sea tenido en cuenta en la ley, como si hacen otros países, como Holanda, Luxemburgo y Bélgica, en las que no se considera un delito punible, siempre que el enfermo esté psicológicamente apto para decidirlo. Otros países como Uruguay, India, China o una parte de Estados Unidos, consideran que los enfermos puedan gozar de la posibilidad de tener una muerte digna sin sufrimientos.

Gráfico de la legalidad de la eutanasia en el mundo /EFE

Además, estas muertes suponen entre el 0,3% y el 4,6% de todos los fallecimientos, es decir, que son unas cifras tan reducidas que la legalización no conlleva ningún abuso en el recurso a estas prácticas.

Parece imposible que haya personas que estén en contra de una regulación de la ley de la eutanasia, tiene que quedar claro que vivir debe ser un derecho y nunca una obligación.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s